Llamar 
  • Contáctanos:

  • whatsapp +57 321 947 9648 /+57 322 358 4477

  • PBX 6460438

Febrero y Marzo son los meses de las promociones y los descuentos.

group of friends shopping in a mall

 

Aprovecha estos meses de ofertas sin caer en tentaciones

A muchos les ha pasado que compran algún producto a precio “normal” y al poco tiempo descubren que ese mismo artículo está a mitad de precio. Pues bien, para aquellos que tienen dentro de sus planes ahorrar, les contamos que hay épocas del año en donde abundan los descuentos. Algo bastante provechoso para el bolsillo. Según “Finanzas Personales”, los verdaderos descuentos están presentes en los meses de febrero y marzo.

Pese a que las promociones son grandes aliadas de tus finanzas, te sugerimos que tangas presentes los siguientes consejos para que sepas aprovechar esta época de descuentos:

 

  • Fijar la cantidad de dinero con la que se cuenta para aprovechar las promociones, es decir, cuál es el límite a la hora de gastar.
  • Una vez fijada la cantidad que vas a gastar, respeta ese presupuesto. El hecho de que estés comprando con descuento no quiere decir que no gastarás mucho dinero. Debes saber cuánto gastarás y no pasarte de ese monto.
  • Compra con la razón y no con las ganas, ver tantos descuentos tentadores puede hacerte salir de control y gastar más de lo presupuestado.
  • Determinar qué es lo que más se necesita, así que revisa, en primer lugar, las cosas que hacen falta en el hogar o a nivel personal.
  • Definir a dónde se van a hacer las compras. Hecha a una ojeada a las revistas que reparten los almacenes de cadena y centros comerciales o ingresa a la página web de tus marcas favoritas para saber cuáles son los descuentos y en qué fechas estarán disponibles. Saber exactamente a dónde ir a comprar te ahorrará tiempo.
  • No compres en el primer sitio al que entres. Las promociones están por todo lado y bien vale la pena comparar precios.
  • El objetivo de estas fechas de descuentos no es arrepentirse después de las compras, así que no caigas en tentaciones y no compres algo que esté en mal estado solo porque tiene un buen descuento, mandarlo reparar puede ser desgastante. Tampoco pienses en comprar cosas que, por más que estén económicas, bien sabes que jamás utilizarás.
  • Así como eres cuidadoso con los precios, también debes serlo con localidad de lo que vayas a comprar, así no te meterán gato por liebre.